Ha llegado el calor extremo antes de tiempo y parece que para quedarse. Estas altas temperaturas hacen que no sea recomendable hacer deporte al aire libre durante el día. Eso sí, siempre que nos decidamos a hacerlo, hay una serie de pautas que no debes olvidar:

  • Lógicamente, hay que evitar las horas del día con temperaturas más altas. Intenta madrugar o salir cuando el sol ya se está poniendo.
  • No olvides usar protección solar adecuada. Existen varias marcas de protectores solares adecuados para deportistas, con texturas más suaves y que aguantan mejor el sudor

 

  • Usa ropas ligeras y de colores claros y tejidos que faciliten la transpiración. Si sales a correr, indispensable el uso de gorra y gafas de sol.
  • Una adecuada hidratación es fundamental para evitar la deshidratación. Muy recomendable el uso de sales para reponer las que se pierden con la elevada transpiración. También es importante beber antes de tener sed.


  • Cuidado con los niños ya que son más propensos a la deshidratación.
  • Refréscate con frecuencia; mójate cara, nuca y frente tantas veces como sea posible.
  • Los deportes acuáticos son una buena alternativa, ya que el cuerpo podrá regular la temperatura fácilmente al transmitir el calor hacia el agua.

 

Es importante “escuchar” a tu cuerpo; si percibes que el calor es excesivo, que te mareas, te duele la cabeza, o que simplemente no eres capaz de mantener la intensidad habitual del ejercicio, procura parar, evitar la exposición al sol y beber agua rápidamente, ya que pueden ser los primeros síntomas del temido golpe de calor que se produce cuando el esfuerzo y la deshidratación impiden que el cuerpo mantenga la temperatura y se pierde el control térmico. En caso de que ocurriese, es importante bajar la temperatura del cuerpo con hielo o con un baño en agua fresca.

Deja un comentario