Comienza el buen tiempo y nos entran ganas de cuidarnos y ponernos a tope para lucir bikini o bañador lo más estupendamente posible, es aquí cuando recurrimos a métodos que sean lo más rápidos y “efectivos” posibles.

Las dietas como llamamos milagro permiten perder peso a costa de tu salud tanto física como, en muchos casos, mental. Las personas que realizan estas dietas se exponen a riegos sobre la salud y no educarse desde el punto de vista nutricional lo que provoca recuperar su peso porque cuando retornan a su alimentación normal, vuelven a cometer los mismos errores nutricionales.

Los parámetros que nos ayudan a identificar que es una dieta milagro según grupo GREP-AEDN (Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento  de la Asociación Española de Dietistas) son los siguientes:

  • Dietas que prometen resultados “rápidos”
  • Métodos que prometen resultados “mágicos”
  • Limitarán o prohibirán el consumo de un alimento o grupo de alimentos
  • Siempre contienen listas de alimentos “buenos” o “malos”
  • Exageran la realidad científica de un nutriente
  • Suele conllevar la venta de productos dietéticos a los que se atribuyen propiedades extraordinarias
  • Incluyen relatos, fotos, historias o testimonios para aportar credibilidad, y contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida

En la mayoría de casos con estos métodos lo que nos ocurre es el temido “efecto rebote”o “efecto yo-yo” es el nombre que se le da al hecho que sucede cuando tras una dieta muy baja en calorías o muy extrema, el cuerpo pierde muy deprisa varios kilos, para que después de un tiempo de acabar la dieta o alcanzar el peso ideal e introducir la ingesta habitual de comida, el cuerpo recupera el peso perdido y generalmente, además, sobrepasa el peso que se tenía antes de hacer la dieta.

 

Si estás pensando en perder peso…

Si quieres perder peso , intenta recurrir a un profesional para que consigas tus objetivos de forma segura y saludable y lleves una dieta que se personalice por y para ti, a media de tus necesidades, gustos, ritmo de vida y situación personal y de salud.

Lo ideal es que consigas un cambio de hábitos que es lo que realmente va a provocar que consigas el peso que quieras y que puedas mantenerlo, piensa que no puedes perder en 1 mes lo que has ganado en 10 años. Si quieres que sea algo duradero plantéalo como el inicio de tu modificación de hábitos alimentarios.

 

Consejos para llevar una alimentación saludable que nos ayude a bajar de peso:

 

  • Es importante fraccionar tu alimentación en raciones frecuentes y pequeñas ya sea en el (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena).

 

  • Haciendo un desayuno saludable complementado con una media mañana suficiente, evitaremos que en el periodo de tarde se produzca más hambre.• Incluir durante el día, una variedad de alimentos de forma equilibrada como lácteos, carnes, cereales preferentemente integrales, legumbres, pescados, huevos, verduras y frutas, en cantidades adecuadas según las necesidades individuales de cada persona.• Los alimentos ricos en fibra como (vegetales y cereales integrales), producen una mayor sensación de saciedad.

 

  • Consumir dos raciones de verdura al día, una en forma cruda y otra bajo algún tipo de cocción para asegurarnos tomar de la mayor variedad posible y así asegurarnos las cantidades de vitaminas y minerales.

 

  • Tomar al menos 3 raciones al día de fruta.

 

  • Asegurarnos que la ingesta de agua, cubra nuestras necesidades, de 2 a 3 litros diarios.• Elegir más a menudo aquellos alimentos que poseen un sabor dulce pero que son poco calóricos como los yogures, gelatinas, fruta en vez de los chocolates u otros dulces.• Tomar 2 raciones de verdura al día, una en la comida en forma cruda si acompañamos con arroz, pasta, patata o cualquier alimento del grupo de los farinaceos y la segunda en la cena en algún tipo de cocción.• Intenta que la cena, esté compuesta por una ración de verdura acompañada del grupo de las proteínas (carne, pescado o huevo), lo que conllevará una digestión asumible para nuestro cuerpo y nos ayudará a conciliar el descando.

 

La  práctica de ejercicio físico aumenta la sensación de bienestar, favorece la producción de serotonina, al tiempo que ayuda a mantener un peso adecuado.

Deja un comentario